Historias de Ghouta del este

0
218

Historias de Ghouta del este.

Esta es una de tantas historias de Ghouta que se están viviendo estos días.

La historia original en inglés la podéis ver aquí:
#SaveGhotua | @TheRAWRReport via Bayan Rehan

Hoy fue mi primer día en el sótano. Bajé después de que nuestra casa fuera atacada por la noche con misiles.  Tuvimos dos minutos para recorrer 150 metros hacia el refugio más cercano para mujeres y niños, y no pudimos coger nada; simplemente queríamos sobrevivir al fuego del infierno que caia sobre nosotros. Bajamos al sótano donde nos recibieron los que llegaron antes. No podía entender la situación; Me senté contra una pared, mirando a los rostros asustados. A lo único que este lugar me recordó fue a mi celda en la sucursal 215 en Kafr Sousa, donde el guardián de la cárcel fue puesto personalmente por Assad, y donde los métodos de tortura variaron, al igual que la muerte.

De repente caí profundamente dormido (no he tenido la oportunidad de dormir en las últimas 72 horas, excepto por algunas horas esporádicas). Me despertó el sonido de las bombas de barril que caían en algún lugar cerca de nosotros.

Empecé a andar por el sótano, intentando familiarizarme con todos los que buscaban refugio. Todos eran amas de casa y niños que no tenían ni idea de lo que estaba sucediendo en el exterior, su única preocupación era que el bombardeo se detuviera y que pudieran encontrar comida.

Pasadas seis horas empecé a sofocarme, ya que había perdido todo contacto con el mundo exterior.

Decidí tomar el camino de la muerte nuevamente. Me despedí de mi madre y le dije que trataría de conseguir algo de comida y encontrar algunas noticias. Corrí rápidamente a casa, encendí mi teléfono y empecé a recibir mensajes.

Maldita sea, la sesión del Consejo de Seguridad no acordó una decisión para detener las masacres en #Ghouta oriental.

Di tres entrevistas a agencias de noticias internacionales y traté de preguntar sobre algunos de mis parientes y amigos para hacerles saber que estábamos a salvo.

Traté de encontrar un mensaje de él para restaurar mi fe en la importancia de mi vida. Lo encontré. Oh, qué feliz fue ese momento. Olvidé decirte que a pesar de los muchos misiles y ataques aéreos, quería continuar mi trabajo.

Corrí de vuelta al sótano de la misma manera que vine.

Todavía son las seis en punto, los niños han empezado a gritar y sus madres son incapaces de controlarlos. Reuní a todas las chicas y comencé a contarles historias de ‘Lo que el viento se llevó’, solo para descubrir que todas las damas y niños del sótano se han reunido a mi alrededor. Sus ojos brillaban con curiosidad cuando les conté sobre Scarlet, que fue capaz de derrotar a los norteños y devolverle la gloria a Tara.

 

Pasé a las historias de Musa y Khidr (la paz sea con ambos dos) para explicarles que nuestra estancia en aquél lugar encerraba una sabiduría de Allah SWT.

 

Concluí con la historia de ‘Asmaa’ y la noche de Henna ‘, solo para ver sus ojos iluminados por la historia de amor y su imaginación fijada en los detalles de la noche de henna.

Les pregunté sobre sus sueños y ambiciones. Me dijeron que querían regresar a la escuela, así que les prometí que mañana seguiríamos estudiando en el sótano si dormían en silencio. Tuve la suerte de haber hecho amistad con las otras mujeres; me ofrecieron una taza de café como recompensa por este divertido día.

DEJA UNA RESPUESTA