Los científicos demuestran que el rezo islámico es beneficioso para la espalda.

0
494

Los científicos demuestran que el rezo islámico es beneficioso para la espalda.

Hace pocos días, la página islámica ilmfeed.com publicaba este interesante artículo sobre los beneficios de la oración islámica:

Los científicos han demostrado que el rezo islámico (salat) que los musulmanes hacen cinco veces al día, puede ser bueno para la espalda si se hace correctamente con la posición adecuada de rodillas y espalda.

Los resultados se publicaron en un documento llamado “Un estudio ergonómico de los movimientos del cuerpo durante la oración islamics” y para el cual se ha utilizado un cuerpo en 3D. Dicho documento se publicó en The International Journal of Industrial and Systems Engineering.
(http://www.inderscience.com/jhome.php?jcode=ijise)

La investigación utilizó modelos en 3D de personas en las distintas posiciones del rezo islámico y analizaron los efectos de reducción del dolor de espalda.

Según el estudio, la posición de postración (sajda) aumenta la elasticidad de las articulaciones. Lo que significa que si rezar una vez es beneficioso, rezar cinco veces al día lo es aún mucho más.

El profesor Khasawneh, co autor del estudio dijo: “Una forma de ver estos movimientos es que son similares a los del yoga o a los de los ejercicios de fisioterapia usados para reducir el dolor de espalda.”

“La salud física se ve influenciada por el factor socio económico, el estilo de vida y la religión.”

“Es más, los estudios indican que hay un vínculo fuerte entre la oración y el cuidado de una buena salud física.”

“La oración puede eliminar el estrés físico y la ansiedad, además también hay estudios que indican que a la oración se la puede considerar como un tratamiento clínico efectivo contra la disfunción neuronal y músculo esquelética.”

Es interesante resaltar que la postración, tal y como la enseñó el Profeta Muhammad (Paz y Bendiciones de Allah SWT sean sobre él), se encuentra también en la Biblia:

  • “Y él (Jesús) se alejó un poco y cayó sobre su rostro y rezó…” (Mateo: 26:39)
  • “Y Josué cayó sobre su rostro al suelo y alabó…” (Josué: 5:14)

DEJA UNA RESPUESTA