Violado niño musulmán en su colegio

0
83

Violado niño musulmán en su colegio.

Tiene tan sólo 9 años y ha sido agredido sexualmente por sus compañeros en Chilluévar (pueblo de Jaén de unos 1500 habitantes aproximadamente) pero ya le habían acosado anteriormente en numerosas ocasiones.

Todo esto sólo porque es musulmán. Desde que él y su familia llegaron al pueblo, no han hecho más que recibir insultos día tras día por parte de otros menores de edades comprendidas entre los 12 y 14 años.

Pero nadie esperaba que fuesen a llegar tan lejos. Una vecina del pueblo comenta que:

«Se cebaban con él. Le gritaban y le hacían muchos comentarios racistas». «Se habló con los padres de los agresores para que tomaran medidas pero no ha servido de nada».

El niño fue atendido el pasado viernes en el hospital San Juan de la Cruz de Úbeda tras haber sufrido, lo que parece ser, una agresión sexual en la que estarían implicados hasta cuatro alumnos del Colegio Nuestra Señora de la Paz, único en el pueblo. La vecina afirma que «Sus padres sabían que recibía muchos insultos de ese tipo, pero decidieron esperar».

Comenta la vecina que eran la única familia musulmana del pueblo y llegaron hace unos años, trabajan en la recogida de aceitunas y su principal cometido era integrarse. Participaban en las actividades que organizaba el Ayuntamiento, realizaban cursos, asistían a reuniones, celebraban festivos y tradiciones… «De hecho, están perfectamente adaptados, se llevan bien con todos nosotros».

La exploración médica que se le realizó concluye que las lesiones coincidirían con una violación con penetración.

Al constatarlo, fue el hospital el que comunicó los hechos a la Fiscalía y a la Policía Nacional. Durante el trascurso de este análisis, la víctima, el niño, señaló a dos compañeros de la escuela como autores de la agresión y contó también que había sido objeto de otros abusos anteriores, pero no le había contado nada a su familia porque le habían amenazado. Otro vecino, comenta acerca de los agresores de los que dos son gitanos, que:

«A pesar de que las agresiones verbales eran algo que se sabía, nadie se esperaba esto». «Yo los conozco personalmente y siempre los he visto un poco traviesos, pero nada más allá».

Al parecer, los hechos tuvieron lugar durante el recreo del centro escolar, que acoge a 148 alumnos. «La víctima y sus agresores nunca han tenido ningún tipo de amistad ni relación previa, sobretodo por la diferencia de edad entre ellos», comenta este vecino que, estos días, ha notado cierto desasosiego en los comercios cercanos al colegio.

Al respecto, la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía confirmó ayer la expulsión inicial de los cuatro alumnos como medida cautelar, sin perjuicio de adoptar otro tipo de iniciativas según transcurra la investigación coordinada con la Fiscalía de Menores.

La consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Sonia Gaya, señaló a la prensa que, pese a la necesidad de ser «muy cautelosos» en el asunto, la protección del menor es «fundamental».

De momento, la Guardia Civil y la Inspección Educativa trabajan conjuntamente, una tomando declaraciones y la Inspección «intentando esclarecer lo sucedido». Según la información proporcinada a LA RAZÓN por la Delegación Territorial de Educación en Jaén, se actuó «de manera inmediata, desde el momento en que se tuvo constancia de los hechos». Es decir, este miércoles y tras el aviso del director del centro, que hasta entonces desconocía cualquier tipo de agresión. Por el momento el menor no ha acudido a clase y se encuentra en su domicilio. Sus padres, mientras tanto, prefieren guardar silencio ante un hecho que consideran «muy grave, gravísimo».

La Oficina del Defensor del Menor en Andalucía, encabezada por Jesús Maeztu, declaró también abrir queja de oficio tras tener conocimiento de la supuesta agresión sexual en horario escolar.

Para el Defensor, son de vital importancia aspectos como:

  • las medidas de vigilancia que se estaban realizando cuando se produjeron los hechos,
  • la aplicación del protocolo de acoso escolar o
  • las intervenciones que desde el ámbito educativo se vayan a realizar tanto con la víctima como con los presuntos agresores.

En declaraciones a Radio Úbeda, el Defensor mostró su «profunda consternación» por estos hechos y señalando que sólo se ha registrado un caso con estos indicios en 30 años de carrera, declaró que:

«Tengo muchos años y me han pasado muchas cosas en la vida, sobre todo en los barrios en los que he trabajado, y me ha recordado cómo hace 20 o 30 años teníamos este tipo de noticias decepcionantes de la condición humana.»

 

La noticia original, aquí.

DEJA UNA RESPUESTA