Condenado a prisión por apuñalar a un marroquí

0
162

 

Condenado a prisión por apuñalar a un marroquí.

Condena de año y medio de prisión por apuñalar a un marroquí en una calle de Reus por racismo y otros cinco meses por amenazar a otro (marroquí también) con una navaja.

La pena la ha dictaminado la sentencia de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona para un ciudadano español que se movió por tintes racistas. En un principio, el fiscal pedía ocho años de prisión por un delito de tentativa de homicidio y otros 21 meses por cada uno de los dos delitos de amenazas.

“Sin embargo, la Sala entiende que uno de estos dos delitos es falta y ya habría prescrito.” 

 

El caso del que se ha tenido en cuenta la agravante de discriminación racista y la atenuante de dilaciones indebidas, ha tardado más de seis años en llegar a juicio.

Se le ha impuesto al acusado una orden de alejamiento de la víctima del navajazo, con la que no podrá tener ningún tipo de comunicación y tampoco acercarse a menos de 200 metros durante tres años.

El acusado, que sobre las cuatro de la tarde del 11 de octubre del año 2011 caminaba por la Riera d’Aragó de la capital del Baix Camp, se cruzó con un ciudadano marroquí y fue cuando sacó una navaja que intentó clavar en la víctima en un gesto hacia la altura del abdomen, mientas le gritaba «moro de mierda».

Más adelante, el acusado, que se dirigió a la avenida Pere el Cerimoniós, se cruzó con su segunda víctima (también marroquí), quien vestía una chilaba y se dirigía a la mezquita, situada en el barrio Fortuny.

En esta ocasión sí consiguió clavarle la navaja a la altura del cuello, mientras le gritaba, al igual que a la víctima anterior, «moro de mierda».

 

El día 18 del mismo mes, a eso de las cuatro de la tarde, el acusado caminaba por la Plaça de l’Església del barrio Sant Josep Obrer y se cruzó con un grupo de mujeres, marroquíes también, a quienes increpó insultándoles con expresiones por el estilo de «moras de mierda», «os la voy a sacar», con un gesto dirigido hacia su zona lumbar. , Mientras el acusado se marchaba del lugar, una de las mujeres llamó a la Policía.

Fue detenido el mismo día 18 en posesión de una navaja afilada de hoja plegable de casi ocho centímetros.

 

La noticia original, aquí.

DEJA UNA RESPUESTA