Un médico desde Ghouta

0
151

Un médico desde Ghouta, el doctor Housam Adnan escribió el jueves el siguiente texto de lectura extremadamente difícil pero por favor, tómate unos pocos minutos para leerlo:

Desde el seno de los muertos
Por más de veinte años, mi compañero el escalpelo era
Bailando entre mis dedos, mientras mi trabajo con tranquilidad hago
Al final de cada día le susurro a mi escalpelo
Lo hiciste muy bien, pues juntos a muchos salvamos
Pero todo ha cambiado ahora
El escalpelo ya no es lo que antes era
Mis dedos ya no pueden dominarlo
Como si parte de mi alma entre sus dientes atrapada estuviera,
soportar ya no puede las heridas de las que ya no es testigo
Niños sin miembros
Niños sin ojos
Niños sin rostro
Mujeres y familias enteras cubiertas de sábanas llenas de tierra de la madre patria,
empapadas en la sangre de sus hijos
El olor de la pólvora y su aborrecible color negro, se cierne sobre aquellos rostros hambrientos y marchitos
Los llantos de los niños, los gemidos de las mujeres, la opresión de los hombres y la impotencia de los doctores han llegado a mi escalpelo muerto, creando en su interior un espíritu de miseria que dejó de funcionar después de lo presenciado, pero esos llantos no despertaron a los corazones del mundo.

 

Hoy, todos los que han llegado son cuerpos delgados que no han probado bocado en días. Enterrados con sus hijos bajo los escombros de esos barriles que no distinguen entre piedras y humanos
Hoy desde debajo de los escombros de nuestra patria me han traído a una madre en su séptimo mes de gestación, con dos de sus hijos
Si te dijera que la miseria del mundo estaba en los ojos de esos dos niños, no sería suficiente
El primer niño sin pierna derecha y un brazo roto. El otro ha perdido un ojo y la metralla ha entrado en su pecho, y la madre luchando por vivir. La metralla ha destrozado todo su delgado cuerpo dejándonos ser testigos de su último respiro.
Veo su lucha por sobrevivir con la mirada fijada en la situación de sus hijos
Su padre les abandonó, murió pocos meses atrás
Me los trajeron en una cobertura, porque hemos perdido nuestras camillas, las hemos usado como camas porque las camas llenas están
Te pido que imagines conmigo por un momento esa escena y esa manta rasgada que portaba esas cuatro vidas: la madre, su feto y sus dos hijos.

 

Un colega me susurró al oído
Quizá podamos salvar a su bebé
Por primera vez, me senté pensando cabizbajo
Le salvamos o le dejamos feliz con su madre sin que vea la fealdad de este mundo,
Le dejo que se vaya con ella?
No…, no
Mi misión es salvarle
MIRÉ a mi alrededor
Sus hijos rasgados
Su alma que está dejando su cuerpo
El ruido de los aviones y barriles explotando
Niños llorando que te queman el corazón
Y mi colega susurrando:
A qué esperas?
Vamos

 

Hay una vida que debemos salvar
Miré a mi amigo el escalpelo
A qué mundo le vas a sacar?
Al mundo de los barriles y la decepción?
Al mundo de la orfandad, opresión y hambre?
Quién le dará el pecho?
Quién le cambiará los pañales?
Quién le mecerá?
Quién escuchará su llanto?
Sí, tiene a Un Dios que no le abandonará, pero junto con mi escalpelo no soy capaz ni de pensar
Mi colega me despertó de mi fantasía
“su corazón ha parado”
Le sacaré ahora con ella muerta
Y por primera vez en mi vida, no podía hacerlo, mi escalpelo me detuvo. Lo dejé en la mesa y quedé en silencio
Mi colega prosiguió con su labor, sus ojos empapados de lágrimas, mientras me miraba sorprendido
Todo eso había transcurrido en pocos minutos, pero me dejó una cicatriz de años de duración, una cicatriz hecha de derrota e impotencia. No creo haber leído esto en las historias de las masacres de los Tártaros, de la inquisición o incluso del mismísimo faraón.

 

Líderes y reyes del mundo:
Vuestro silencio acerca de estas masacres que afectan a cientos de miles de inocentes, que no hicieron sino vivir en una tierra llamada “Ghouta de Damasco” es una vergüenza
No os pediré que salvéis #Ghouta, sino vuestra humanidad
Salvad a vuestra gente
Vuestros hijos
Y estad seguros de que este bebé naciendo de su madre mártir es responsabilidad vuestra
Alimentadle
Abrigadle
Dadle su derecho de vivir una vida digna
Parad a estos monstruos aéreos con los barriles de la muerte
Venid y uniros a los niños de Ghouta
Tocad sus rostros, escuchad los ruidos de sus estómagos hambrientos
Acaso no son humanos?
Dí que te preocupan todos los humanos, no sólo los de tu sangre, pues esto salvaría lo que quede de bondad en vosotros.

#SaveGhouta

Por favor recuerda el sufrimiento de los héroes como los médicos y los cascos blancos en tus oraciones.

La noticia original con el texto original en inglés, aquí.

DEJA UNA RESPUESTA