Muere hombre palestino por negligencia médica israelí

0
112

Una familia palestina ha demandado a Israel porque un hospital se negó a tratar a uno de los miembros de dicha familia, aún habiendo sido admitido en él tras haber sufrido un accidente de trabajo.

Moein Haja, un padre de 56 años de Burqa, aldea cercana a Ramallah, sufrió un accidente mientras trabajaba como albañil en Tayibe, ciudad árabe del centro de Israel. Fue transportado al Hospital Beilinson en el Centro Médico Rabin.

Sin embargo, a pesar de estar en una situación grave, pasados ocho días, Moein fue trasladado a Cisjordania, después, relata que la familia ha demandado a Israel por negligencia y porque la persona que lo tenía contratado se negó a confirmar que estaba trabajando en Israel. Falleció a los dos días por la falta de instalaciones adecuadas del Hospital Rafidia de Nablus.

Israel puede rechazar tratar a los pacientes palestinos según los Acuerdos de Oslo que transfieren la responsabilidad de la asistencia sanitaria a la Autoridad Palestina.

Pesaj Stamler, abogado representante de la familia, declaró:

“No se sabe por qué Beilinson [Hospital] se ha atrevido a abandonar a alguien que estaba conectado a un respirador y que además estaba bajo anestesia general. ¿De verdad el hospital no era consciente de que el traslado le provocaría la muerte?”

“No sabemos por qué no hay forma de ordenarle al hospital que continúe tratando a un paciente al menos hasta que se realice una investigación preliminar sobre las circunstancias de su lesión”. Todo se hace sin consideración financiera”.

Los hijos de Haja también han hablado sobre su sorpresa ante la decisión del hospital de trasladar a su padre, quien fue llevado a Nablus sin el conocimiento de estos:

Uno de los hijos dijo: “Esto es negligencia de primer orden”. “Dejaron que muriera en vez de tratarle. Tenemos que averiguar de quién fue la decisión de trasladarlo a un hospital que no podía salvarle la vida. Esto es una clara falta de respeto hacia la vida humana”

La familia de Moein no pudo quedarse con su padre durante su ingreso en el hospital, ya que Israel concedió únicamente a su esposa e hijo dos días de permiso. Una vez ya en Ramallah, varios días después les informaron que Moein estaba en Nablus.

El hospital al que le trasladaron estaba mal equipado para hacer frente a sus lesiones, por la escasez de fondos públicos en los territorios ocupados. El Hospital Rafidia tiene serias faltas de recursos y medicamentos, y muchas de sus instalaciones son inadecuadas para recibir a pacientes.

El hospital Beilinson de Israel respondió diciendo que transferir pacientes de los territorios no requiere las firmas de sus familias y se lleva a cabo en coordinación con otras autoridades.

También se han planteado preguntas sobre por qué el empleador de Moein se negó a firmar formularios que le permitirían continuar recibiendo atención en Israel, a pesar de admitir verbalmente en el hospital que Moein trabajaba para él.

El abogado Stamler dijo que: “La firma de la persona que había contratado a Moein también habría permitido que el fallecido hubiera sido admitido como un paciente “normal”, y por lo tanto habría sido tratado ya que el Instituto Nacional de Seguros habría afrontado los gatos médicos”

La familia de Moein ha presentado una demanda contra el hospital por negligencia. Uno de los hijos dijo: “Papá tenía derechos y queremos respuestas”.

DEJA UNA RESPUESTA